Make your own free website on Tripod.com
Ungido de Dios
Home | CONOZCANOS MEJOR | DEVOCIONALES | "EL ISLAM" ramificado | LA VERDADERA ADORACIÓN | Ungido de Dios | DECLARACION DE FE | LAS PRUEBAS DE DIOS | Etimología del Evangelio | "KENOSIS"

jesbanner.jpg

UNGIDO DE DIOS

Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la Tierra. Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás.......Salmo 2: 7 al 9

En este salmo Dios nos habla de dos asuntos primordiales concernientes a la autoridad conferida sobre nosotros en la coronación del Ungido de Dios y los privilegios sobre la extensión de su herencia junto a lo ilimitado de su poder

- Tenemos una herencia que recibimos al hacer uso del libre albedrío de aceptar a Jesús y de leer y activar la palabra de Dios.

- Descubriendo que las promesas junto a las riquezas de nuestra herencia en Cristo están a nuestro alcance por ser parte de nuestra imagen como hijos herederos de Dios y coherederos de un reino Real junto a Cristo Jesús,
Las diferentes creencias de la sociedad moderna han enterrado el poder del reino de Dios quedando completamente vulnerables ante el peligro de ignorar la fuente de vida y roca de salvación. Todos los problemas que enfrentamos tienen una sola raíz. Es la raíz de la rebelión que desdeña lo que nos fue conferido para asumir la herencia de la dinastía eterna manifestada en Jesús "Rey De Reyes". En Él toda la creación, el mundo y su plenitud han sido y serán refugio de generación en generación. Los que deciden asumir el desafío de no vivir bajo los designios de una sociedad que deshonra los pasos del ungido de Dios, han comprendido que la promesa de recibir las naciones por herencia, es una promesa de prosperidad y protección. Recordemos que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana y que su amor no solo consuela y alegra nuestra alma, pues Jesús "el ungido de Dios" es el refugio y la roca de nuestra confianza en estos tiempos de confusión .......Es tiempo de echar mano de nuestra herencia

salmo-19-4.jpg